En el mes de marzo, cuando pasó lo que pasó (no voy a darle más publicidad al bicho ese del infierno), tuve que reconvertir mis clases de impro en Málaga, adaptándolas a la nueva realidad que se preveía para las siguientes semanas. Un guantazo a mano abierta para los...